El «pequeño Nicolás» se cuela en Los Simpson