¿Y tú te quejas de tu peluquería?