Y no tuvo más hijos