Vuelves a casa y…

 
Vuelves a casa y...

¡Sorpresaaaa! Tu “perrito” ha redecorado el salón.

 

Fuente: Propia