Verdad verdadera: en la peluquería