Una mañana, en el metro