Una forma de ser feliz es ignorar a la gente