Una cervecita y me voy…