Un palo, un palo… para Madrid