Un lunes como dios manda