Twitter es como una nevera