Twitter en tiempos de Adán y Eva