Travel Boy, para viajeros frikis