¡Tranchette ha muerto!