Todos somos los mejores del mundo en algo