Todos los políticos no son iguales