Todo es un gato cuando tienes un gato