Todo el peso recae sobre los de siempre