Sonreír, es mejor que la otra opción