Si no puedes contra el enemigo, múerdelo