Si las videoconsolas de última generación fueran fuentes de texto