Si el tatuaje fuera real