San Valentín: expectativa vs. realidad