Saca el McGyver que llevas dentro