Resuelto el misterio de los auriculares enredados