Rato: de Bankia a Telefónica