Rajoy, ¿qué tal lo de Fukushima?