¿Quieres casarte conmigo?

 
¿Quieres casarte conmigo?

— ¿Quieres casarte conmigo?
— ¡Ayyy, creía que nunca me lo pedirías!
— Y no te lo estoy pidiendo. Es sólo curiosidad. Yo contigo no.