Queridas matemáticas, ¡Maduren!