Qué asco, tenía un pelo