Problemas del primer mundo: semana tranquila