Problemas del primer mundo: olvido de la bebida