Primer premio al pendrive más feo del mundo