Por favor, mátame…