Politicos saturan las urgencias hospitalarias