Pillar el truco a la crisis es fácil