Parecidos razonables: las cejas de Nadal y Ancelotti