Parecidos razonables: Isabel II y La máscara