Parecidos razonables: Gandalf y bebé