Pandito, el pasamontañas de moda