Oye, ¿tú eres de vomitar?