Ojalá fuese un gato gordo