Odio esos «escribiendo…» de WhatsApp