Obama y Putin esforzándose por ser amigos