Nunca te fíes de un cocinero delgado