Nokia 3310, más duro que un martillo