No te esperaba así, Catwoman