No me importan los piercings, ¡lo amo!