No es tan sencillo estudiar el renacimiento