No es tan sencillo darse cuenta de lo que escribo